martes, 19 de abril de 2011

Los chícharos blancos mágicos

Un regreso febril con un cambio de ambien fue lo que recibí al llegar a tierras aztecas. Durante mi estancia en Aztlan, pude concentrarme y realizar nuevos objetivos para cumplirse dentro del periodo comprendido hasta un par de años mas.

Aunque para poder lograr todo ello, se indicó un cierto esquema de tratamiento, una pequeña ayuda para no concentrarme en que si lo haré solo, en que me encuentro sin esa pequeña palmada en la espalda, cosas por el estilo. Esta ayuda la llamaré como los chícharos mágicos de una canción de Liquits (grupo mexicano).

A muchas personas no les parecerá esta decisión apropiada pero el que está en esta situación soy yo y esto no es una gripe, es algo que ya tengo de años atrás y se ha ido desarrollando mientras no haya aquellos que pueda hacerme feliz como ocurrió en un tiempo antes de residir en este lugar.

No es verdad "novia"? (un juego de palabras... Solo unas cuantas personas lo entienden).

La implementación de este sistema es poco a poco una lucha para que sea un rotundo y total completo éxito eximio.

Y por último una canción de los enanitos verdes... Eterna soledad.

2 comentarios:

Sender Eleven dijo...

Pero si Aztlan esta frente al Natarit... ¿Entonces donde andabas?

Baltazar dijo...

Entre esos dos lares