viernes, 8 de enero de 2010

Siente la Vibra


El poder fluyó durante unos segundos, fue genial, fue como si tuviera el control del mundo en mis manos, como si todos se arrodillaran ante mi presencia absoluta, ante todos los ideales vanguardistas y futuristas.

Esto lo pude revivir solo con un poco de tus palabras, sé que no eran para mi, pero gracias a ello pude sentirme por unos segundos como realmente era antes, como me gustaba ser, como lo que era, como mi real ser.

Ahora debo reconstruirme a medida que avance el tiempo, siempre y cuando me enfrente a los problemas más agobiantes que rodean mi pasado, mi presente y mi futuro, tres tiempos ficticios en los que solo importa las decisiones que se presentan... que se presentan en el presente. En el aquí y ahora.

Las decisiones son duras, difíciles y aterradoras para los que les implica tales decisiones, he visto como se consume la avaricia en un ser con poca experiencia, he visto la transición de poderes, la transición de todo aquello que nos hace sentir lo que somos.

Un estado de trance en el que todo transcurre tan lento y tan rápido para los demás, a veces es mejor ser ignorado y solo resolver los problemas propios pero cuando una milésima parte de ti se envuelve en aquello inesperado puede traer grandes consecuencias.

Para mi es fácil hablar, escribir y pensar resolviendo casi todo tipo de problemas aunque es complicado convivir con las demás personas que no comprenden mis ideales, mi forma de ser, mis actitudes, el por qué soy de esta manera: un ser único y omnipotente. Solo busco lo que nadie busca, investigo lo que nadie investiga, veo aquello que nadie ve, me percato de lo que no puede ser intangible, de aquellas ideas que pueden perjudicar y dañar a las personas por su ser; más es incierto el punto en el que se puede llegar a tener dentro de una sociedad tan nula como la que coexisten los seres repugnantes a su razón de ser temporal en espacio y tiempo.

Como siempre he dicho y lo vuelvo a escribir: las personas quieren dañarme conciente e inconcientemente, si yo lastimo no es por unos momentos, es para siempre, no tengo por qué atacar si nadie me ataca, solo es para preservar lo poco que he hecho, lo que he creado y convertido de la nada, del espacio de las ideas donde nada está conectado, solo es hilar aquellos temas para que tenga sentido la lógica y entre la razón para ayudarle un poco a aquellos que no tienen el concepto del todo inicializado.

Mi real ser se encuentra en un estado catatónico y poco estable, cualquier cosa puede hacerlo explotar como una píldora de trinito, el descargue sensorial de los impulsos duraderos de la materia están alterados, el hecho de la inestabilidad conlleva el prospecto anular del ser y del ente.

Un poco de relajación vendría bien, un poco de comptabilidad de mentes, de pensamientos, formas de ser, formas uniformes y amorfas.

No me importa si les afecta o no pero yo siempre tengo la razón... siempre.

Es lo único que me mantiene con vida de la repugnancia convivencia de seres molestos con bucles mal interpretados con sus códigos fuente mal creados a base de valores pésimamente construidos sin un modelo racional.

Cuando fallezca podré sentirme bien y decir que viví lo suficiente como para descubrir que todo está mal, es incorrecto. Me daré el lujo de que todo quede en la materia orgánica con sus pequeñas conexiones que me impiden sustraer elementos complejos e infinitos.

Nada existe sin la dualidad.

No hay comentarios: