sábado, 7 de noviembre de 2009

Qué tal si...


Hace tiempo que no escribía por estos rumbos, casi todo el tiempo estoy ocupado y cuando no estoy ocupado estoy discutiendo y cuando no estoy discutiendo estoy intentando dormir. Todo ha sido un gran cambio personal, social y profesional, a veces te encuentras con personas que te gustaría escuchar más a menudo y a otras personas que no te gustaría escuchar pero tienes que convivir con ellas.

Cuando ayudas a una persona es cansado ver que no te escuche o que no responda a lo que le estás pidiendo, esto no significa que haga lo que se le está pidiendo, significa que tiene que hacer lo mejor para sí misma, más sin embargo no existe garantía alguna de que la persona logre sus objetivos si no responde como debería de ser. Es frustrante el ver que esa persona ha excavado más de lo debido hacia la dirección contraria sabiendo que es un error seguir como sigue y sin que acepte al ayuda necesaria. A veces es preferible dejar solas a esas personas y que se arranquen las uñas para llegar hasta el otro lado, es decir... hasta china.

Un poco de descanso y desestrés en los fines de semana es bueno para la salud, para el cuerpo y para la mente porque si se está pensando todo el tiempo en el trabajo, nunca se va a lograr el objetivo de estar realizando una labor social simbiótica.

En fin, pronto todo mejorará... ya pronto.

No hay comentarios: