sábado, 18 de abril de 2009

Presagio


No importa si tienes una gran voz, no importa si te alagan por tus cualidades, no importa si eres el mejor, no importa si das lo mejor de ti, no importa si creas grandes obras de arte, no importa si logras lo imposible, todo eso no importa si la persona que te importa se encuentra ciega, sorda y sin manos.


Al final te das cuenta que estas solo en el mundo, así como llegas, así te vas, naces como un desconocido y te vas como un completo extraño, sin una palabra más, sin una palabra menos.


El fin de los tiempos se acerca, adelantarse puede tener sus ventajas pero para los demás será una gran posibilidad de sobrevivir.


Es dificil luchar contra la corriente y es más dificil si las personas te amputan los brazos para que no puedas avanzar y aún más difícil si solo queda tu tronco.


Una vela menos, una vela menos que deja de consumir el oxígeno para que las demás puedan duran un poco más.


¿Luchar?


¿Para qué luchar?


La presión aumenta cada día más, la presión que corre por mis venas debe liberarse, uno para salvar miles y no miles para salvar uno.



Nadie entiende lo que digo, mucho menos lo que siento, solo blasfeman insinuando que saben o que tienen la solución, pero en realidad solo tienen sus experiencias, no saben qué se siente estar bajo presión de muchas personas solo para complacerlas, una buena amiga me dijo que los mandara mucho a picarse la cola, lo intenté hacer al principio pero no fue posible porque se sintieron mal de cómo los traté, preferí perder lo que sentía a hacer sentir bien a los demñas, éso hice pero nadie se ha dado cuenta de eso. Solo quieren sentirse bien, yo no me siento bien y la única forma de sentirme bien es desapareciendo. Yo quisiera resolver los problemas de los demás pero el único agradecimiento que tengo son insultos, indiferencias o simplemente que me traten como un pendejo que no sabe nada de la vida solo por no tener "experiencia". Yo no soy mandadero de nadie, solo de mi mismo. No estoy para soportar insultos de las personas, tengo mis límites y estos han sido sobrepasados desde hace mucho tiempo y he soportado de todo, estupidéz, ignorancia, pendejismo, subordinación y sublebaciones; todo más un sin fin de argumentos estúpidos que se acarrean bajo mi nombre, bajo mi yugo, bajo mi mando. Estupideces que marcan la diferencia entre ser perspicaz o no, eso a mi no me importa, no es mi culpa que las demás personas no comprendan mis palabras tan simples, no es mi culpa que por el simple hecho de no ser como los demás sea discriminado a tal grado de por no ser adivino me traten como basura o peor aún.


¿Qué sé yo de la vida?


¿Qué se yo de las personas?


Realmente sé mucho pero las personas están tan cerradas en sus cabezas que no logran entender mis pensamientos e ideas utópicas de la vida. Nadie comprende el por qué es mi comportamiento, mi pensamiento, mi forma de ser y de vivir, creen que soy lento, creen que soy un fracaso y éso es algo que me duele, de haber demostrado tantas cosas desde un principio, haber planeado muchos viajes, solucionado problemas complicados, haber resuelto problemas de otras personas tan fáciles como una suma de un par de dígitos, pero... claro, al final llegan diciendo que tenía la razón, que así era como se tenía que hacer... ¡pues si! ¡si lo dije así era porque así debía de ser! es cuandoi me burlo de aquellos que al principio preguntaron por mi sapiencia, les di mis consejos, se los expliqué, pero fueron con más personas, claro, recibiendo malos consejos, recibiendo solo lo incorrecto y después de aplicarlos regresan diciendo que tenía razón, que yo estaba correcto, que yo estaba bien, claro... casi siempre lo he estado, y ahora más que nunca estoy en mis cabales de decir que tengo la razón, la razón correcta de todas las cosas.


Sé lo que tengo que hacer, pero si lo hago, muchas personas saldrán lastimadas y querran vengarse por estupideces, es ahí cuando reflexiono e intento evitar los problemas, más problemas de personas estúpidas que nisiquiera puede abrir la boca para digerir el orden total del pensamiento.


Yo tengo la razón.

2 comentarios:

Sender Eleven dijo...

Te comprendo yo tambien trabajo en una oficina de gobierno.

PaTYRiRi dijo...

Mmm Ahora me siento inutil