lunes, 12 de enero de 2009

La hora O ha llegado

El tiempo se ha agotado, las circunstancias que están ocurriendo marcarán lo que queda de aquello que anteriormente relucía de entre la oscuridad, ahora la oscuridad es la que se alcanza a ver más que la propia luz.

El hedor de las entrañas comienza a emanar lentamente, mientras se dan los pasos que marcan el destino de la muerte, ese hedor llega a penetrar todo aquello que exista, cualquier materia viva o muerta se va desintegrando como si el ácido reluciente carcomiera aquellas partículas atómicas.

Nada sobrevive...

No hay comentarios: