sábado, 22 de noviembre de 2008

Permita salir antes de abordar

Esta es una gran frase que en el Distrito Federal casi todos la conocen pero muy pocos la asimilan.

La conciencia de la población de las grandes urbes siempre ha generado polémica debido a su falta de razonamiento y de su respuesta tan extrema llegando en muchos casos al razonamiento animál. No hace falta estar muy al pendiente de los casos extremos que suceden dentro en la ciudad más grande del mundo debido a que algunos periódicos muestran la noticia con ese bonito morbo, como el famoso Metro que nos enseña día a día que cualquier cosa puede suceder, ya que cualquier día pueden aparecer imágenes en la primera plana de: descuartizados, desmembrados, degollados, baleados, accidentes inimaginables, noticias extremas donde casi casi te dan una muestra de ese pedacito de carne humana que quedó en el asfalto; estos son algunos casos de los que podemos encontrar aquí, igual y podemos encontrar algo de pornografía dentro del periódico (yo no lo compro... a veces lo leo en la oficina).

Pero bueno, ese no es el punto de esta entrada, el punto de esta entrada es de la conciencia y razonamiento de las personas que viven en el Distrito Federal, aquella frase que mencioné en el título "Permita salir antes de abordar" es ignorada por gran parte de la población y esto da como resultado que muchas personas salgan lastimadas, no hay razón de ser que las personas que están esperando abordar el Metro o Metrosardina (Metrobús) entren al mismo tiempo que las personas que viajan en estos medios de transporte tán concurridos, este es un caso muy peculiar que me recuerda una ley muy famosa:

"Dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo"


Como diría el tipo raro que aparece en la tv: "Difiiiicil Dee Creeeeeeer" o_O

Esos momentos son los más tensos del viaje y más cuando están a reventar como espinillas deliciosas y jugosas, en ese momento de las horas pico es cuando las personas están estresadas y muchas veces pensando en cosas que no deben de pensar, imaginen la situación:

Entrar a la estación del metro, ir a esperar a que llegue el metro y ver que va llegando gente, segundo a segundo sigue llegando gente (suerte cuando es hora pico y casi no hay gente), algunos llevan mochilas, otros portafolios y en casos especiales maletas... es algo frustrante e incómodo cuando te golpean... pero claro, uno no se puede quedar atrás y tiene que regresarle el golpe, ¡¿si no pues cómo?! entonces es cuando va llegando el metro, al detenerse y abrir sus puertas, algunas personas ni siquiera lo piensan y se adentran como si fuera el último del día, es ahí cuando ocurren los problemas, esas personas quieren entrar pero... no esperan a que las personas que están en el interior de adentro dentro metidas... ¡salgan! es una situación que frustra a unos cuantos y hace pasar malos ratos e incluso llegan a ocasionar lesiones por sus actos tan animales y estúpidos, lamentablemente existe el caso en que personas que no van a bajar en la próxima estación se queden en la puerta como si fueran un adorno, como si estuvieran de lujo, malo es cuando las avientas y se enojan... ¡pero claro! el que va a bajar tiene la culpa por pasar por ahí, como si hubiera más espacio...


Lamentablemente esto no va a cambiar, tal vez ni en días, horas o tal vez nunca jamás cambiará este tipo de comportamiento, en lo personal, cuando voy a entrar me espero, digamos que las personas que van a salir tienen la preferencia pero cuando voy a salir... disculpen si los empujo, tiro o pisoteo, lamentablemente ya les ha tocado a personas que las golpee por el simple hecho de que me incomoda que las personas sean tan pero tan tan tan pendejas a morir, no se esperan a que yo salga... se meten como animales... y como yo estoy bien debil pues les duelen los pequeños golpecitos que les doy con mis codos o brazos al momento de salir, es sin querer queriendo, de verdad.

Esto sucede exactamente igual en el Metrosardina pero aquí es peor porque las personas saben, están "concientes" de que está lleno, a reventar, full, blablabla como quieran llamarlo y de todas maneras entran... como si fuera un camión de basura al momento de ir compactando la basura, las personas creen que será así al momento de cerrar las puertas... pero no, simplemente se joden la puerta y nimodo, a reparar el Metrosardina.


Algún día de estos sufriré un frenesí en modo berserker y golpearé a todos... jejeje.



Solo puedo decir algo respecto a esas personas:

Me vale verga si van tarde o no, me vale un pinche cacahuate con mierda si es urgente o no, me importa la mierda más mierda mierdosa que sus pinches vidas insignificantes, hijos de su puta madre que no razonan y que por culpa de todos aquellos pendejos de mierda (incluyo mujeres) todos los transportes públicos (no sólo del Distrito Federal) están bien pinche jodidos, los servicios son una mierda, dan asco y más aquellos que presumen tanto que hasta salen en el periódico morboso con fotografías de que ése pinche microbús vueló el segundo piso del periférico.


Así como están haciendo la operación "limpieza" deberian hacerla también con las personas... van a ver que si lo hacen así, encontrarán a muchos que solo viven para comer caca y esparcirs sus estupideces por doquier.


Tacubaya dirección El Rosario