lunes, 28 de enero de 2008

El arte del engaño

Este sujeto no necesita presentación.





Como todos sabemos, mentir, es algo común en todos nosotros, ¿qué pasa con esas mentiras que se nos ocurren en menos en segundo con tal de salir a la calle? sí, salir a la calle con los amigos, la novia, novio, free o simplemente a echar desmadre. Esas mentiras son solo espontáneas que nos pueden ayudar a hacer algo o alcanzar una meta, irónicamente hacemos un mal para alcanzar nuestros deseos. Existen otro tipo de mentiras con un grado más sobresaliente, son aquellas mentiras en las que no solo intervenimos nosotros sino otras personas o tal vez solo seamos nosotros pero creamos un ambiente o una situación en la cual esa mentira llega a ser verdad y hasta nosotros creemos la mentira aunque sabemos perfectamente que... es una mentira.








El hacer creer a las personas algo que no existe tiene su cierto grado de habilidad ya que hay personas que pueden detectar hasta la más perfecta mentira, solo es cuestión de analizar las situaciones, la persona y en base a las experiencias obtener una mentira verdadera.








Es dificil que cierto tipo de personas que ya tienen experiencia mintiendo puedan ellas creerse una mentira ya que conocen los fundamentos de las mismas, incluso es difícil creerse algo si se puede observar a la persona mentirosa y estar vigilando esperando su próxima mentira en la cual uno tiene que "sorprenderse" y dejarse caer para que la persona mentirosa crea que hemos caido en su trampa, pero se debe de tener mucho cuidado con la primera reacción ya que no es la misma reacción recibir una noticia nueva a recibir esa misma noticia pero ya nosotros teniendo un conocimiento previo de la mentira, es por eso que se debe tener cuidado con las reacciones y las sorpresas.








Podemos descubrir si una noticia o algo similar resulta ser una mentira de acuerdo a la manera en cómo son recibidas, en cómo es descrita y en la situación que se plantea la misma, aunque se puede descubrir al mitómano si este comienza a contradecirse, recordemos que cualquier persona puede contradecirse, todo está en la personalidad de quien nos dé tal noticia.








Debemos ser cuidadosos dependiendo de quién proviene tal sospecha, ya que si una persona nos ha mentido con anterioridad es probable que esta vez realmente sea la verdad.








Al mal tiempo buena cara.

1 comentario:

Diana dijo...

Esta experiencia fue sumamente extraña...